Definición de sadismo masoquismo

¿Qué es el sadismo?

• Sadismo (del nombre del marqués de Sade).

• Perversión sexual que consiste en conseguir el placer, hasta llegar al orgasmo, a través de humillaciones, castigos, sufrimientos y crueldades de todo tipo inferidos a otra persona o a un animal.


Definición de sadismo masoquismo Fue Richard von Krafft-Ebing quien propuso dar a esta perversión el nombre de sadismo, refiriéndose a la obra del marqués de Sade, en la cual se describen numerosos casos de sujetos para quienes la satisfacción sexual iba vinculada al sufrimiento o a la humillación infligida a los demás.

La perversión sádica puede conducir incluso a cometer verdaderas mutilaciones o también actos violentos más graves. Por esto, desde el punto de vista terminológico, el concepto de sadismo implica la combinación de sexualidad y de violencia. Puestos en esta perspectiva, el psicoanálisis ha extendido el concepto de sadismo más allá de la perversión descrita por los sexólogos, reconociendo numerosas manifestaciones de la misma que son, o pasan por ser, menos manifiestas y haciendo de esta misma perversión una de las componentes fundamentales de la vida instintiva.

En este sentido, la parte desarrollada por el sadismo en la organización de los instintos se reconoce durante la evolución de la sexualidad infantil, sobre todo en la fase anal; pero también en las otras fases y, sucesivamente, en todas las situaciones que implican el empleo de la agresión como carácter constitutivo de la vida en general. De ahí que el psicoanálisis emplee el término sadismo en el sentido de una agresión hacia los demás en la cual el sufrimiento ajeno no entra en consideración y que no corresponde a una relación vinculada estrechamente con algún placer sexual.


Sadismo masoquismo:

El vocablo sadismo ha sido adoptado por el psicoanálisis para subrayar la posición de actividad y de dominio, en antítesis con la posición de pasividad y de autopunición propia del masoquismo: con ello establece que estos dos términos no se pueden estudiar por separado, sino que deben ser analizados como características opuestas pero combinadas y constitutivas de la vida de un individuo. En realidad, el psicoanálisis tiene el mérito de haber definido la interrelación entre estas dos situaciones en la estructuración de la personalidad (sadomasoquismo). La idea de un vínculo entre la situación sádica y la masoquista está considerada por el psicoanálisis como una de las características fundamentales de la vida, que encuentra su origen en la organización de la sexualidad infantil y que luego se descubre en las manifestaciones de actividad y de pasividad del individuo adulto.

A este respecto Freud afirmó que un sádico es siempre, y al mismo tiempo, un masoquista, por lo cual el masoquismo no sería otra cosa que un sadismo reflejado sobre la propia persona.